¿Por qué no celebran el Domingo de Pascua los testigos de Jehová?

Opciones de descarga de grabaciones de audio

Rumores y verdades

Rumor: Los testigos de Jehová no celebran el Domingo de Pascua porque no son cristianos.

La verdad: Aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador y hacemos todo lo posible por seguir “sus pasos con sumo cuidado” (1 Pedro 2:21; Lucas 2:11).

Rumor: Ustedes no creen en la resurrección de Jesús.

La verdad: No solo creemos en la resurrección de Jesús, sino que estamos convencidos de que esta es el fundamento de la fe cristiana. De hecho, es parte importante del mensaje que predicamos (1 Corintios 15:3, 4, 12-15).

Rumor: Privan a sus hijos de la oportunidad de disfrutar de las celebraciones.

La verdad: Amamos a nuestros hijos y nos esforzamos al máximo por educarlos y lograr que sean niños felices (Tito 2:4).

¿Por qué no celebran los testigos de Jehová el Domingo de Pascua?

  • Las costumbres relacionadas con el Domingo de Pascua en ciertos países no tienen base bíblica.

  • Jesús nos mandó recordar su muerte, no su resurrección. Los Testigos conmemoramos su muerte todos los años en la fecha en que él murió según el calendario lunar de tiempos bíblicos (Lucas 22:19, 20).

  • Entendemos que las costumbres relacionadas con el Domingo de Pascua —muchas de las cuales se basan en antiguos ritos de la fertilidad— no tienen la aprobación de Dios. Él exige “devoción exclusiva” y se siente ofendido si adoptamos prácticas religiosas que él condena (Éxodo 20:5; 1 Reyes 18:21).

Estamos convencidos de que nuestra decisión de no celebrar el Domingo de Pascua está respaldada por la Biblia. Y esta nos anima a usar “la sabiduría práctica y la capacidad de pensar” en vez de seguir ciegamente las tradiciones (Proverbios 3:21; Mateo 15:3). Si bien es cierto que explicamos con gusto nuestras creencias a quien nos pregunte acerca de ellas, respetamos el derecho de cada cual a tomar sus propias decisiones (1 Pedro 3:15).

Anuncios

¿Por qué darle algo a Aquel que ya lo tiene todo?

¿QUÉ RESPONDERÍA?
  • ¿Por qué espera Jehová que usemos nuestras cosas valiosas para darle de lo que nos ha dado?

  • ¿Cómo apoyaron la adoración verdadera en sentido económico los siervos de Dios del pasado?

  • ¿Cómo utiliza nuestra organización los fondos donados que recibe?

 

Se liberaron de la religión falsa “Sálganse de ella, pueblo mío” (REV. 18:4).

CANCIONES 101 Y 93

1. a) ¿Por qué podía confiar el pueblo de Dios en que sería liberado de Babilonia la Grande? b) ¿Qué preguntas responderemos?

EN EL artículo anterior, vimos que los cristianos fieles llegaron a estar, en cierto sentido, cautivos de Babilonia. Pero, felizmente, no permanecerían así para siempre. No sería lógico que Dios mandara a su pueblo que saliera de Babilonia si fuera imposible librarse de la influencia del imperio mundial de la religión falsa (lea Revelación 18:4). ¿Cuándo se libró por completo el pueblo de Dios de las garras de Babilonia? Antes de responder esta pregunta tan interesante, debemos analizar las siguientes cuestiones: ¿Qué postura adoptaron los Estudiantes de la Biblia frente a Babilonia la Grande antes de 1914? ¿Hasta qué grado participaron en la predicación durante la Primera Guerra Mundial? ¿Sufrieron el cautiverio en Babilonia porque necesitaban entonces corrección y disciplina?

“LA CAÍDA DE BABILONIA”

2. ¿Qué postura adoptaron los primeros Estudiantes de la Biblia frente a lo que entendían que era la religión falsa?

En las décadas anteriores a la Primera Guerra Mundial, Charles Taze Russell y sus colaboradores se dieron cuenta de que las iglesias de la cristiandad no enseñaban la verdad bíblica. Por eso, decidieron no tener nada que ver con lo que entendían que era la religión falsa. Ya en noviembre de 1879, expusieron con claridad en la revista Zion’s Watch Tower (La Torre del Vigía de Sión) cuál era su postura basada en las Escrituras: “Tenemos que condenar a toda iglesia que asegure ser una virgen casta comprometida con Cristo, pero que en realidad esté unida al mundo (la bestia) y tenga su apoyo, y decir que en términos bíblicos es una iglesia ramera”, una manera de referirse a Babilonia la Grande (lea Revelación 17:1, 2).

3. ¿Qué hicieron los Estudiantes de la Biblia que mostró que comprendían la necesidad de separarse completamente de la religión falsa? (Vea el dibujo del principio).

Aquellos cristianos fieles sabían lo que debían hacer. No podían contar con la bendición de Dios si seguían apoyando a religiones falsas. Por esa razón, muchos Estudiantes de la Biblia renunciaron por escrito a su religión. A veces, leyeron las cartas en público en las iglesias. Algunos que no recibieron permiso para hacerlo enviaron copias de su carta a todos los miembros de la iglesia. No querían tener ninguna relación con la religión falsa. En otra época, habrían pagado muy caro actuar con tanta valentía. Pero a finales del siglo diecinueve, los gobiernos de muchos países ya no respaldaban a las iglesias igual que antes. Como las personas no tenían miedo a sufrir represalias, hablaban con libertad de temas religiosos y no tenían reparos en decir en público que no estaban de acuerdo con las iglesias oficiales.

4. ¿Qué relación tuvo el pueblo de Dios con Babilonia la Grande durante la Primera Guerra Mundial?

Los Estudiantes de la Biblia entendieron que no era suficiente con comunicar su postura sobre la religión falsa a los familiares, amigos íntimos y feligreses. El mundo entero tenía que ver a Babilonia la Grande como lo que es: una prostituta en sentido religioso. Por ello, de diciembre de 1917 a principios de 1918, los Estudiantes de la Biblia, que solo eran unos pocos miles, distribuyeron con entusiasmo 10 millones de tratados con el tema “La caída de Babilonia”, que contenía una dura acusación contra la cristiandad. Como es natural, los líderes religiosos se pusieron furiosos; pero los Estudiantes de la Biblia continuaron con esta importante labor sin dejarse intimidar. Estaban decididos a “obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres” (Hech. 5:29). ¿Cuál es la conclusión? Que aquellos cristianos no se hicieron esclavos de Babilonia la Grande durante la guerra. Al contrario, se estaban librando de su influencia y ayudaban a otras personas a hacer lo mismo.

PREDICAN CON ENTUSIASMO DURANTE LA GUERRA

5. ¿Qué testimonio hay de que los hermanos predicaron con mucho entusiasmo durante la Primera Guerra Mundial?

Antes creíamos que Jehová estaba descontento con su pueblo porque predicaron con poco entusiasmo durante la Primera Guerra Mundial. Por eso, pensábamos que Jehová permitió que llegara a ser cautivo de Babilonia la Grande durante una breve etapa. Pero, más tarde, los cristianos fieles que sirvieron a Dios entre 1914 y 1918 indicaron claramente que, como grupo, el pueblo de Jehová hizo todo lo que pudo para que la predicación continuara. Hay pruebas convincentes que respaldan su testimonio. Entender mejor nuestra historia ha resultado en que comprendamos mejor ciertos sucesos escritos en la Biblia.

6, 7. a) ¿Qué obstáculos tuvieron que superar los Estudiantes de la Biblia en la Primera Guerra Mundial? b) Dé ejemplos que muestren que los Estudiantes de la Biblia predicaron con entusiasmo.

Es un hecho que los Estudiantes de la Biblia dieron un testimonio impresionante durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Pero no fue fácil, por varios motivos. Analicemos dos de ellos. En primer lugar, la predicación consistía principalmente en distribuir publicaciones bíblicas. Y cuando las autoridades prohibieron el libro The Finished Mystery (El misterio terminado), a principios de 1918, a muchos hermanos les fue difícil predicar. Contaban con que esta publicación “hablara” por ellos, porque no habían aprendido a predicar solo con la Biblia. Un segundo motivo fue el brote de la gripe española, en 1918, que fue devastador. Como esta terrible enfermedad se extendió por todas partes, a los publicadores les resultaba difícil moverse con libertad. Pero a pesar de estos y otros obstáculos, los Estudiantes de la Biblia, como grupo, hicieron todo lo posible por seguir predicando.

Unos Estudiantes de la Biblia predican con publicaciones y el Foto-Drama de la Creación durante la Primera Guerra Mundial

Los Estudiantes de la Biblia predicaron con mucho entusiasmo. (Vea los párrafos 6 y 7).

Tan solo en 1914, los pocos Estudiantes de la Biblia que había entonces presentaron el “Foto-Drama de la Creación” a más de nueve millones de personas. El “Drama” —como también lo llamaban— combinaba películas y diapositivas sincronizadas con sonido. Narraba la historia humana desde la creación hasta el fin del Milenio. Fue un logro extraordinario para la época. Piense en lo siguiente: en 1914, vieron esta presentación más personas que la cantidad total de publicadores del Reino que hay actualmente. Los informes también revelan que en 1916 asistieron a las reuniones en Estados Unidos 809.393 personas y en 1918 fueron 949.444. No cabe duda de que los Estudiantes de la Biblia predicaron con entusiasmo.

8. ¿Qué se hizo para satisfacer las necesidades espirituales de los hermanos durante la guerra?

Durante la guerra, no se escatimaron esfuerzos para dar alimento espiritual y ánimo a los Estudiantes de la Biblia, dondequiera que estuvieran. Esto dio fuerzas a los hermanos para seguir predicando. Richard Barber, que servía a Jehová en esa época, dijo: “Logramos que algunos superintendentes viajantes continuaran con su labor, y la distribución de The Watch Tower no se detuvo. Incluso la enviábamos a Canadá, donde estaba prohibida. Tuve el privilegio de enviar por correo ejemplares de bolsillo del libro The Finished Mystery a algunos hermanos a los que les habían confiscado el suyo. El hermano Rutherford pidió que organizáramos asambleas en varias ciudades del oeste de Estados Unidos y que enviáramos a discursantes para dar todo el ánimo posible a los hermanos”.

HACÍA FALTA CORREGIR ALGUNAS COSAS

9. a) ¿Por qué necesitó corrección y disciplina el pueblo de Dios entre 1914 y 1919? b) ¿Qué no indica el hecho de que necesitara disciplina?

No todo lo que hicieron los Estudiantes de la Biblia entre 1914 y 1919 estaba de acuerdo con los principios de las Escrituras. Eran sinceros, pero no entendían por completo lo que significaba estar en sujeción a los gobiernos (Rom. 13:1). Por eso, como grupo, no siempre fueron neutrales en la guerra. Por ejemplo, cuando el presidente de Estados Unidos decretó que el 30 de mayo de 1918 sería un día de oración por la paz, The Watch Tower instó a los Estudiantes de la Biblia a sumarse a esa iniciativa. Algunos hermanos compraron bonos para contribuir a financiar el esfuerzo bélico y unos cuantos hasta fueron con rifles y bayonetas a las trincheras. Aunque necesitaban corrección y disciplina, sería un error pensar que por eso los Estudiantes de la Biblia entraron en cautiverio de Babilonia la Grande. Al contrario, comprendían que tenían la obligación de separarse del imperio mundial de la religión falsa, y durante la guerra lo consiguieron casi por completo (lea Lucas 12:47, 48).

10. ¿Qué postura firme adoptaron los Estudiantes de la Biblia con relación a la santidad de la vida?

10 Entonces, los Estudiantes de la Biblia no entendían igual que hoy todo lo que implica la neutralidad cristiana, pero sí sabían una cosa: la Biblia prohíbe quitarle la vida a alguien. Hasta los pocos que tomaron las armas y fueron a las trincheras se negaron rotundamente a matar. A algunos de ellos los enviaron al frente para que murieran.

11. ¿Cómo reaccionaron las autoridades ante la postura de los Estudiantes de la Biblia respecto a la guerra?

11 Evidentemente, al Diablo le molestaba mucho la postura de los hermanos frente a la guerra, aunque no actuaron del todo bien. Por ello, impulsó leyes o decretos que les causaran dificultades (Sal. 94:20). En una ocasión, James Franklin Bell, general de división del ejército estadounidense, les dijo a los hermanos Rutherford y Van Amburgh que el Departamento de Justicia de Estados Unidos había intentado que se aprobara una ley en el Congreso que permitiera condenar a muerte a los que se negaran a tomar las armas. El general se refería a los Estudiantes de la Biblia en particular. Furioso, le dijo a Rutherford: “Este proyecto de ley no se aprobó porque Wilson [el presidente de Estados Unidos] lo impidió; pero sabemos cómo atraparlos, ¡y lo vamos a hacer!”.

12, 13. a) ¿Por qué condenaron a largas penas de prisión a ocho hermanos? b) ¿Quebró la cárcel su resolución de obedecer a Jehová? Explique.

12 Las autoridades cumplieron su amenaza. Arrestaron a Rutherford, Van Amburgh y a otros seis representantes de la Sociedad Watch Tower. El juez dijo al dictar sentencia: “La propaganda religiosa en la que están implicados estos hombres es más dañina que una división […] de soldados alemanes. No solo han puesto en tela de juicio a los agentes de la ley de este Gobierno, y al servicio de inteligencia del ejército, sino que han denunciado a todos los ministros de todas las iglesias. Su castigo habrá de ser severo” (La fe en marcha, de A. H. Macmillan, pág. 94). Y lo fue. Los ocho Estudiantes de la Biblia fueron condenados a largas penas, que debían cumplir en la cárcel federal de Atlanta (Georgia, Estados Unidos). Sin embargo, cuando la guerra terminó, fueron liberados y se retiraron los cargos.

13 Incluso en la cárcel, estos ocho hombres obedecieron estrictamente las Escrituras tal y como las entendían. Escribieron lo siguiente en una petición de clemencia dirigida al presidente de Estados Unidos: “El Señor anuncia su voluntad en las Escrituras al decir: ‘No matarás’. Por lo tanto, cualquier miembro de la Asociación [Internacional de Estudiantes de la Biblia] que se haya consagrado al Señor y que viole voluntariamente este pacto de consagración perdería el favor de Dios y hasta se expondría a ser destruido. Así pues, los miembros [de la Asociación] no pueden quitarle voluntariamente la vida a otro ser humano”. Sin duda, era una declaración muy valiente. No tenían ninguna intención de transigir.

POR FIN LIBRES

14. ¿Qué ocurrió, según las Escrituras, de 1914 a 1919?

14 Malaquías 3:1-3 habla del tiempo —de 1914 a principios de 1919— en que los ungidos, “los hijos de Leví”, pasarían por un período de refinación o corrección (léalo). En esos años, Jehová, “el Señor verdadero”, vino al templo espiritual junto con Jesús, “el mensajero del pacto”, para inspeccionar a los que servían en él. Una vez que el pueblo de Dios recibió la disciplina necesaria y quedó limpio, estaba listo para cumplir con otra comisión. En 1919, fue nombrado un “esclavo fiel y discreto” para dar alimento espiritual a todos los siervos de Jehová (Mat. 24:45). El pueblo de Dios había quedado libre de la influencia de Babilonia la Grande. Desde entonces, gracias a la bondad inmerecida de Jehová, este pueblo ha ido conociendo cada vez mejor la voluntad de su Padre celestial y ha llegado a amarlo cada vez más. Agradecemos mucho tener la bendición de Jehová.[1]

15. ¿Qué debemos hacer los que hemos sido liberados de Babilonia la Grande?

15 ¡Cuánto nos emociona haber sido liberados del cautiverio de Babilonia la Grande! Los intentos de Satanás por acabar con el cristianismo verdadero han fracasado totalmente. Sin embargo, no debemos olvidar la razón por la que Jehová nos liberó (2 Cor. 6:1). Muchas personas sinceras todavía son esclavas de la religión falsa y necesitan que alguien les enseñe la puerta de salida. Nosotros podemos mostrarles cómo encontrarla. Por eso, hagamos todo lo posible por imitar a los hermanos del siglo pasado y ayudémoslas a alcanzar la libertad.

[1] (párrafo 14): Hay muchas similitudes entre el cautiverio judío de setenta años en Babilonia y lo que les ocurrió a los cristianos cuando apareció la apostasía. Sin embargo, el cautiverio judío no parece ser un tipo profético de lo que ocurrió con los cristianos. Por ejemplo, la duración de ambos cautiverios fue diferente. Así que no debemos intentar buscar paralelos proféticos entre todos los detalles del cautiverio de los judíos y lo que les pasó a los ungidos en los años anteriores a 1919.